Asociación Galega de Educación para a Saúde

Artigo

 

Artigo publicado na revista ADAXE. Revista de estudos e experiencias educativas.  1991; 7: 69-81. (En galego no orixinal).

 

¿De qué hablamos cuando hablamos de Educación para la Salud en la Escuela?

L. Maceiras (1)

(1) Médica.

       Siempre hemos dicho que la educación “tiene que ser desde la vida y para la vida”, pero... ¿eso es realmente así?...

       Estudiamos la Reconquista, ¿o no?, bien, pues sí, y... ¿nos paramos a pensar si fué una recuperación de tierras e ideología a los moros o fué que unos caballeros ansiaban tener tierras suyas y se las quitaban, lógicamente, a quien las tenía..., importando muy poco la ideología?...
       Hicimos una separación entre cristianos y musulmanes que duró, dura y perdura a base, incluso, de mitos tipo Santiago Matamoros; pero entonces el Apóstol... ¿fué caballero o peregrino?... ¿su arma fué la espada o la palabra?...
       Tenemos una imagen de la tierra reconquistada muy clara, ¿cómo se explica que no tengamos tan clara la imagen de una de las épocas más esplendorosas culturalmente para España, que fué cuando, en la Escuela de Traductores de Toledo, se juntaron las tres culturas: cristiana, musulmana y judía?...
       La reciente guerra sirvió para que, por lo menos, los críos aprendieran donde está  el Golfo Pérsico... ¿aprenderían también de qué fué esa movida de la guerra de los golfos?...

 

Y bien..., después de todo esto..., ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación para la Salud en la Escuela?...

       Cuando en la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, (B.O.E. nº 102, 29-IV-1986), leemos en su capítulo II, artículo 18: “Las Administraciones Públicas, a través de sus Servicios de Salud y los Órganos competentes en cada caso, desarrollarán las siguientes actuaciones:
1. Adopción sistemática de acciones para la educación sanitaria como elemento primordial para la mejora de la salud individual y comunitaria.
2....etc...
15. El fomento de la investigación científica en el campo específico de los problemas de salud.
16....”
       O en el artículo 19: “1. Los poderes públicos prestarán especial atención a la sanidad ambiental, que deberá  tener la correspondiente consideración en los programas de salud.
2. Las autoridades sanitarias propondrán o participarán con otros Departamentos en la elaboración y ejecución de la legislación sobre:
   a)...etc...
   j) El medio escolar y deportivo.
   k)...”
       O en el artículo 106: “1... 2... La investigación en ciencias de la salud ha de contribuir a la promoción de la salud de la población. Esta investigación deber  considerar especialmente la realidad socio-sanitaria, las causas y mecanismos que la determinen, los modos y medios de intervención preventiva y curativa y la evaluación rigurosa de la eficacia, efectividad y eficiencia de las intervenciones.”

       Cuando en la Ley 13/1986, de 14 de abril, de Fomento y Coordinación General de la Investigación Científica y Técnica, leemos que, en su artículo 2º, apartado f, se establece como uno de los objetivos básicos del Plan Nacional de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, el fomento de la salud, del bienestar social y de la calidad de vida...

       Pensamos que algo está  cambiando...

 

Prosigamos... ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación para la Salud en la Escuela?...

       Nuevos aires soplan desde Europa...

       Cuando la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.), en la conferencia de Alma-Ata, en 1978, definió la educación para la promoción de la salud como “una metodología educativa que tiende sobre todo a incitar al individuo a una toma de responsabilidad hacia lo que es su propia salud y la de la colectividad, así como a desarrollar sus aptitudes para participar de manera constructiva en la vida de la comunidad”... Y después siguió hablando de que la salud mundial solamente mejorará cuando los propios interesados participen en la planificación, aplicación y toma de decisiones acerca de su propia salud..., y de que el personal de salud se tiene que preocupar no sólo del control y prevención de enfermedades, sino también del fomento y promoción de la salud, siendo su principal preocupación la forma de encontrar modos de ayudar a los individuos y comunidades a ser autorresponsables..., y de que son los individuos y las familias, y no los agentes sanitarios, los que toman la mayor parte de las decisiones que afectan a su salud (alimentos a tomar, preparación de ellos, cuándo ir al médico, dónde, hacerle caso o no...)..., y de que hay que informar a la población sobre su capacidad para mejorar su salud mediante su propio esfuerzo, y enseñarle a hacerlo..., y de que es necesario que los niños adquieran los conocimientos teóricos y prácticos apropiados y desarrollen las actitudes y los valores que permitan mejorar su salud...

       Cuando la estrategia de 'Salud para todos en el año 2.000' en España habla de: promoción de hábitos saludables de vida, prevención de riesgos ambientales para la salud y mejora de sistemas de cuidados de salud pública...

       Cuando las autoridades sanitarias andan diciendo que la legislación establece como fines últimos de la actividad investigadora los de contribuir a la promoción de la salud en la población...

       Pensamos que algo tiene, por fuerza, que cambiar...

 

Y, aún así... ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación para la Salud en la Escuela?...

       Nuevos aires soplan también con la LOGSE...
       Nuevas áreas de estudio, nuevos métodos y materiales curriculares, y, por supuesto, nuevos contenidos en la enseñanza...: están aquí ya la educación para la salud, educación sexual, conservación del medio ambiente, educación para la paz, educación vial, vida doméstica, educación para la no discriminación e igualdad entre los sexos, idiomas, gestión, tecnología, economía de mercado, instituciones democráticas, utilización de ordenador y de medios audiovisuales...
       Se habla también de una manera nueva de educar, de contribuir a la formación integral del alumnado, de enriquecer la creatividad de los educadores... Con tres apartados en las asignaturas: a) hechos, conceptos y principios, b) procedimientos, c) actitudes, valores y normas. Se habla, no tanto de resultados académicos y suma de conocimientos, sino de capacidades intelectuales, motrices, de relación social o de equilibrio personal...

       La polémica está  ya servida... Valoraciones positivas al lado de los debates... "¡Se puede ideologizar la escuela!"... "¡Se puede confesionalizar la enseñanza!"... ¡Ah!, ¿si?... ¿desde cuándo la enseñanza, la investigación, el trabajo... son asépticos?... ¿realmente no transmitimos lo que pensamos, sentimos o queremos con nuestras actitudes más que con nuestras palabras?...

 

Pero... ¡venga, ya!... ¿de qué hablamos cuando hablamos de Educación para la Salud en la Escuela?...

       Parece ser que, en las puertas del año 2000, se está diciendo que los estudios deben guardar una mayor relación con las exigencias del entorno y con la propia demanda social... (Algo así viene haciendo la Universidad, con las modalidades de master o magister, para poner al día sus enseñanzas tradicionales, muy valiosas, pero ajenas al caminar de la sociedad).

       Pues bien, desde esta óptica, la Educación para la Salud en la Escuela, es otra RESPUESTA más a unos Objetivos Educativos:

* Formación humana mediante el desarrollo de aptitudes intelectuales, afectivas y físicas.
* Fomentar la creatividad, el espíritu de iniciativa y el pensamiento crítico.
* Fomentar la capacidad de relación a través del entrenamiento en hábitos de tolerancia, participación y trabajo en equipo.
* Perfeccionar las técnicas más comunes de trabajo individual, de manera que se puedan abordar con rigor diferentes tareas, y continuar la formación de manera permanente.
* Desarrollar la capacidad comunicativa, tanto escrita como verbal y gráfica.

       Se tiene que Educar Personas Sanas (y no desmejorar la ya maltrecha especie humana):

* Preparar para la vida (se prepara para el trabajo).
* Desarrollar al máximo las potencialidades de cada alumno (se selecciona una  minoría dirigente).
* Fomentar y valorar la madurez global de la personalidad (se valora lo que estudian o saben).
* Educadores que tengan tiempo para el contacto humano con los alumnos (se limitan a impartir conocimientos técnicos).
* Fomentar el espíritu crítico (la clase magistral fomenta la docilidad y la inseguridad).
* Diálogo y acuerdo en el claustro a la hora de valorar situaciones (las discrepancias dificultan la puesta en práctica de programas educativos coherentes).
* Capacitación profesional de los futuros maestros, en la Escuela Universitaria del Profesorado de E.G.B., en Educación para la Salud.

       Se trata de formar personas :

- creativas
- autónomas
- responsables
- solidarias
- alegres
- realistas

       O..., en todo caso..., ¿qué podría pasar si tratásemos al cuerpo como tratamos al coche?... (salvando las distancias, evidentemente...). Los talleres revisan y arreglan averías, pero el cuidado básico del coche lo hace el usuario, y la circulación depende de todos los que ruedan por las carreteras... Pues bien, la salud es una responsabilidad individual y de toda la comunidad; pero el primer responsable de la salud es uno mismo, y solamente hay que recurrir a los técnicos cuando el nivel de conocimientos sea insuficiente para resolver los problemas personalmente.
       Esto supone todo un cambio de mentalidades, costumbres, maneras de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás. Es complejo; la cuestión no es vencer sino convencer. Y el paso de la teoría a la práctica..., que tampoco es fácil... Pero... ¡tenemos que ir a por ello!...

       Proponemos la Educación para la Salud (EpS) como un proceso de información y de autorresponsabilización del individuo, para que adquiera conocimientos, actitudes y hábitos básicos de cara a la defensa y promoción de la salud individual y colectiva.

 

¿POR QUÉ CON LOS NIÑOS Y EN LAS ESCUELAS?

       ¿Y por qué no con los niños y en las escuelas?... ¿o es que no puede ser?...
       Bien... La verdad es que consideramos la escuela un ámbito de actuación prioritario porque es a única entidad que acoge a la totalidad de la población durante varios años y desde las primeras etapas de la vida, cuando los niños aún están formando su personalidad, en un momento receptivo idóneo para incorporar buenos hábitos de salud, cuando aún no adquirieron formas de comportamiento insanas, o, si las adquirieron, aún no están muy fijadas.
       Es un intento de preparar a los niños y autorresponsabilizarlos para que adopten un estilo de vida lo más sano posible y unas conductas positivas de salud.

       Obviamente es necesario potenciar programas de Educación para la Salud (EpS) en la comunidad. Si el ámbito escolar no se coordina con otros (familiar, comunitario, laboral...), van a aparecer montones de contradicciones...

       También es necesario crecer y progresar. La salud, como la vida, no es estática, es dinámica. Es necesario elevar el nivel sanitario, cultural y social de la población. Es necesario convivir y realizarnos plenamente en una sociedad culta y democrática.

       Y..., después de todo..., es posible que solamente podamos amar lo que de verdad conocemos...

 

¿QUÉ TEMAS SON ABORDABLES EN EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD EN LA ESCUELA?

       Hay que partir de las necesidades de salud de cada comunidad y, desde ellas, priorizar acciones. Dándonos cuenta también de que los hábitos y pautas de conducta de la población están sufriendo cambios y modificaciones continuamente.
      Cada escuela debe procurar establecer su programa de salud escolar teniendo en cuenta las necesidades específicas de los niños, maestros, padres y población adulta del entorno inmediato.
       En las Comunidades Autónomas que lo tienen elaborado, partieron de los factores universales que está demostrado que inciden en la salud (ligados a las cuatro variables establecidas por Lalonde en Canadá en 1974: estilo de vida, medio ambiente, sistema de asistencia sanitaria y biología humana), sobre todo de los relacionados con el estilo de vida, ya que la educación puede reforzarlos, mejorarlos o cambiarlos.
       Y después los objetivos se adaptan a la población y los subobjetivos a las características del medio escolar.

       Con nombres similares, los temas tratados son los mismos:

1) 'Limpieza e higiene personal' o 'Higiene y aseo personal' o 'Higiene personal' o 'Salud e higiene'.
2) 'Alimentación y nutrición' o 'Alimentación'.
3) 'Seguridad y primeros auxilios' o 'Prevención de accidentes: primeras curas' o 'Prevención de accidentes'.
4) 'Prevención y control de enfermedades'.
5) 'Desarrollo físico' o 'Crecimiento y desarrollo' o 'Salud y desarrollo físico'.
6) 'Actividad y descanso' o 'Actividad física y descanso: el juego'.
7) 'Salud mental y emocional'.
8) 'Salud y medio' o 'Salud ambiental y ecología' o 'Salud y medio ambiente'.
9) 'Consumo y publicidad' o 'Salud y consumo'.
10) 'Salud sexual' o 'Educación sexual'.
11) 'Drogas, alcohol y tabaco' o 'Prevención de drogodependencias' o 'Salud y drogas'.

       En la formación de los educadores no hay que olvidar otros dos temas importantes:
12) Educación para la Salud y Educación Especial.
13) Educación para la Salud y Educación Permanente de Adultos.

       Y, por supuesto, un tema clave:
14) La Didáctica de la Educación para la Salud.

 

¿CÓMO DESARROLLAR LA EDUCACIÓN PARA LA SALUD EN LA ESCUELA?

       Hubo durante bastante tiempo una discusión: ¿una materia específica o una temática integrada en los curricula?
       La gente partidaria de una materia específica alegaba que ésta podía dar unidad y sistematización al programa de Educación para la Salud (EpS), que, además, tiene una entidad propia.
       Los inconvenientes que se le veían eran que, una asignatura más sobrecargaría el ya cargado currículum escolar; y, por otro lado, correría el peligro de convertirse en una maría..., porque... realmente, en la actualidad, ¿se valora socialmente esta materia?...
       Así que, de momento, van ganando la partida las personas que opinan que tiene más sentido un enfoque interdisciplinario, que integre la enseñanza de la EpS en la globalidad del currículum y con el que, estas actividades y conocimientos, se correlacionen en las distintas asignaturas. La profundización desde todos los ángulos, constituye un refuerzo en el aprendizaje.
       También está claro que no es lo mismo estudiar unas cuestiones de salud durante unos días, que trabajar día a día en la EpS desde los diversos temas y las distintas asignaturas en un programa integrado en la vida y dinámica de la escuela a lo largo de la jornada escolar.

       Otra discusión que se mantuvo fué: el tema de Drogodependencias ¿debe ser uno más en el conjunto de la EpS o, al contrario, merece un tratamiento individual e independiente?
       Se vió que debe ir incluido en un programa integral de EpS.
       En el reciente 'Simposium internacional sobre problemas derivados del tráfico y consumo abusivo de drogas', celebrado en Compostela del 9 al 11 de mayo, se habló bastante de este tema. No hay duda de que, cuando se tratan las drogas en la escuela, no es un problema de información, sino de formación, pues se podría provocar la curiosidad de los alumnos y aumentar su consumo, entonces la intervención no solamente sería ineficaz, sino, incluso, contraproducente; no se va directamente a por el tema de la prevención de drogodependencias, sino que se hace prevención indirecta promoviendo estilos de vida saludables. Esto es totalmente lógico también si tenemos en cuenta que se quiere alcanzar una educación cada vez más integral de la persona; de hecho, este curso, en el País Vasco, se incluyeron en el programa de EpS: 'La comunidad', 'Vida cotidiana' y 'Urbanidad'.

      Pero tampoco debemos olvidar la necesidad de priorizar temas por niveles y edades.
      Ni que cada uno tiene que buscar sus propios caminos.
      Ni que... la escuela no va a ser muy eficaz si el medio que la rodea es desfavorable a una vida sana.

 

ATERRIZANDO EN LAS PROGRAMACIONES

       Este programa escolar está orientado hacia la adquisición de conocimientos y hábitos, y la formación de actitudes, de manera gradual y sistemática.

       Se desarrollan cada uno de los once primeros temas que vimos anteriormente, según tres objetivos:
* Estimular la adquisición de hábitos saludables y eliminar los insanos.
* Conocer las influencias sociales en la salud y favorecer la formación de opiniones sobre los peligros más graves y frecuentes para la salud.
* Capacitar a los niños para que se cuiden ellos mismos y participen en la gestión colectiva del sistema sanitario.

       En cada tema hay varios apartados:

a) Lo que hay que saber:
       Breves nociones y contenidos sobre el tema. No muy amplios, que la gente busque en la bibliografía y participe en las actividades de Formación Continuada para adquirir más conocimientos.

b) Condiciones ambientales:
       La escuela no puede responsabilizarse de lo que pasa fuera de ella, pero sí de lo que ocurre en su interior.
       Para la obtención de buenos resultados en el programa de EpS son necesarias unas condiciones que influyan positivamente y puedan favorecer su desarrollo.

c) Objetivos generales:
       Se elabora un núcleo temático de contenidos, y, basados en él, unos objetivos (representándolos, según los ciclos, cada vez a un nivel más alto).
       Facilita la labor de los educadores y la posterior evaluación del programa, que los objetivos sean operativos, ya que se pretende la adquisición de hábitos y actitudes, además de la de conocimientos.

d) Objetivos específicos por ciclos:
       Que respondan a una temática concreta; por ciclo y tema.
       Para aclarar y concretar cada objetivo, se desarrolla en subobjetivos, que deben concretar mucho y adaptarse a la población.

e) Actividades por objetivos y ciclos:
       Se pueden realizar muchas. Dependen de la creatividad de los educadores y de los medios de que disponga la escuela.
       Hay que hacerlas con técnicas y métodos activos que inviten a los alumnos a la búsqueda personal y a la reflexión.
       Es importante que los niños participen y adquieran compromisos en la planificación, elaboración y vigilancia de las cuestiones de salud escolar y del medio.

f) Bibliografía y recursos didácticos:
       Para los educadores y para los educandos.

 

¿QUIÉN HACE EDUCACIÓN PARA LA SALUD EN LA ESCUELA?

      Un programa de EpS en la Escuela tiene que ser conjunto de los profesionales de la enseñanza y la sanidad. Aunque cada uno tiene sus funciones.
      Hay sanitarios que opinan que es un tema de maestros, pedagogos y psicólogos... Hay educadores que dicen que son unos contenidos específicos a los que ellos se sienten ajenos...
      Cada vez más, todos los programas tienden a depender, obviamente, de equipos interprofesionales.
      Desde las estrategias de 'Salud para Todos en el año 2.000' están siendo prioritarios los proyectos que incorporan al personal extrahospitalario y extrasanitario.
      La mejora de la calidad de vida (que es distinta cosa que el nivel de vida) es responsabilidad de toda la población.

      Bien, pues entonces... ¿quién... y qué...?

1) Maestros: son los agentes fundamentales de la EpS en la escuela; por el contacto que mantienen con los escolares, por su misión formativa y por los instrumentos de que disponen.
2) Padres: su participación e implicación es muy importante para garantizar la continuidad y globalidad de la intervención.
3) Sanitarios: contribuyen en:
    a) proporcionar orientaciones sobre la elección de contenidos
    b) desarrollar actividades de formación y consulta (con el personal docente, padres o alumnos)
    c) colaborar, a través de investigaciones y debates, a la dinámica del trabajo educativo
    d) colaborar en la ampliación de la intervención educativa, y proyectar actividades hacia la comunidad donde se encuentra la escuela.

 

OTROS CAMPOS

       Además de la Educación, hay otros dos grandes campos de actuación de la Educación para la Salud:

* la Sanidad: desde los equipos de atención primaria, hospitales, medicina rural...

* los Medios de Comunicación de Masas: prensa, radio y televisión están ahí, bombardeándonos continuamente; que lo hagan para formar o deformar... también depende de nosotros.

 

CUANDO LA LOCOMOTORA CHIRRÍA Y, DESPACIO, EL TREN COMIENZA A RODAR...

       Muchas veces, aunque se tenga claro que hay que hacer una cosa, el como hacerla no es tan simple... o... incluso acabamos poniendo el carro delante de los bueyes...

       Si queremos tomar en serio la EpS en la Escuela e incorporarla al currículum escolar, tendríamos que formar una Comisión compuesta por gente de Sanidad y Educación, que elaborase un Proyecto de Programa de Educación para la Salud en la Escuela.
       El proyecto formularía los temas a integrar en los curricula, así como los objetivos generales y por ciclos, actividades, bibliografía...
       Este proyecto se experimentaría en algunos colegios escogidos como pilotos, para asegurar su validez y la posibilidad de implantarlo después a nivel general.
       Una vez confirmada su validez, se haría un Programa definitivo (que, a su vez, se iría revalidando, pues ya sabemos que, tanto la educación como la sanidad, son evolutivas, y todo se va quedando obsoleto con el paso del tiempo...), que sería el que se incorporaría al currículum escolar.
       Todo esto acompañado de las respectivas Ordenes en el D.O.G. (Diario Oficial de Galicia) elaboradas por las Consejerías de Educación y Sanidad.
       Ni que decir tiene que, habiendo ya experiencias de EpS en la Escuela, desde hace tiempo, en otras Comunidades Autónomas, llevamos mucho camino adelantado. Y deberíamos tener en cuenta no solamente sus programas, sino también las evaluaciones que hicieron de los resultados obtenidos.
       A lo mejor también sería bueno tener en cuenta que los gobiernos de otras CC.AA., los Ayuntamientos y las Diputaciones, priman económicamente a los colegios que colaboran en la puesta en práctica del programa. También es verdad que les hacen control y evaluación del trabajo hecho, en cantidad y calidad.
       Es necesario un incremento de los medios: publicación de materiales de apoyo (unidades didácticas, guías...), mejora de las infraestructuras escolares, etc. Incluso la edición de un catálogo de recursos.
       También es necesaria una formación general del profesorado en EpS en la Escuela, mediante cursos que deberían abrirse en un abanico interprofesional (profesionales de la educación, medicina, pedagogía, psicología, farmacia, veterinaria, biología, animación socio-cultural, trabajo social, etc.). Hay CC.AA. que se plantean la posibilidad de que la EpS en la Escuela sea en el futuro una especialidad para los maestros (como lo es ahora la Pedagogía Terapéutica, por ejemplo).

       En Galicia tenemos la Ley 5/1983, del 30 de junio, de Sanidad Escolar, (D.O.G. 18-VII-1983) y el Decreto 44/1985, del 14 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Sanidad Escolar, (D.O.G. 29-III-1985).
       Aquí hay algunas experiencias escolares de EpS. Y cada vez van siendo más. Es preciso recogerlas, recopilarlas e integrar a esa gente en el proyecto.

 

¿EL SUEÑO HECHO REALIDAD?

       ¿Tendremos la capacidad de dinamización y coordinación necesarias para poner en marcha un programa de Educación para la Salud en la Escuela?
       ¿O caeremos bajo las redes de trabajos inconsistentes, con el consiguiente despilfarro de ilusiones, energías, tiempo y dinero?
       ¿Crearemos un nuevo clima que favorezca la capacidad de innovar, de abrir caminos a nuevos ambientes laborales y científicos, basados en la formación, funcionamiento y confianza mutua, aunando los esfuerzos individuales en uno colectivo, para potenciar equipos y consolidar estructuras?
       ¿Optimizaremos nuestras actividades facilitando la accesibilidad a los recursos y favoreciendo que los programas sean cada vez m s multidisciplinarios, intersectoriales y multipersonales?
       ¿Incentivaremos lo suficiente a la gente que trabaja mucho y bien?
       ¿Estableceremos un sistema flexible, accesible y dinámico para que todos los grupos y colectivos se puedan integrar en él, trabajando juntos con un compromiso de futuro?
       ¿Favoreceremos la elaboración y gestión de los proyectos y programas?

 

UNAS OPINIONES... A MODO DE EPÍLOGO...

       Son importantes las mejoras materiales y la preparación personal... Pero mientras las vamos consiguiendo y van llegando, se pueden ir haciendo muchas cosas.

       Y bien, aquí y ahora, con respecto a la Educación para la Salud en la Escuela, la respuesta es SÍ. ¿Cuál es la pregunta?

 

CITAS...  PARA IR ACABANDO...

      Gianni Rodari: "La utopía no es menos educativa que el espíritu crítico."

      Bertrand Russell: "Creo que el fin principal de la educación debe consistir en estimular a los jóvenes para que discutan e impugnen las ideas que se daban por seguras. Lo importante es la independencia intelectual. El aspecto negativo de la educación reside en la renuncia a permitir que los estudiantes pongan en tela de juicio las opciones consagradas y a las personas que ejercen el poder. Es necesario que surjan nuevas ideas, que los jóvenes tengan el mayor aliciente posible para disentir radicalmente de las estupideces de su época. Pienso que lo más importante no es aprender muchas cosas sino sentir apasionadamente que uno tiene derecho a discrepar, y el deber de elaborar nuevas ideas."

 

AGRADECIMIENTOS

      A la Fundación Santa María y al Delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, que provocaron el parto de este Equipo de Educación para la Salud.
      A los Equipos de Educación para la Salud en la Escuela de la Generalitat de Catalunya y del Eusko Jaurlaritza, con los que dimos nuestros primeros pasos.

 

BIBLIOGRAFÍA

A.P.As. - E.GB., Cantabria. V Jornadas Regionales: La Salud en la Escuela. Federación Regional de A.P.As. de E.G.B.: Santander, 1989.

ARTELLS HERRERO, J.J. Aplicación del análisis coste-beneficio en la planificación de los servicios sanitarios. Masson: Barcelona, 1989.

ASTHON, J.; SEYMOUR, H. La nueva salud pública. Masson: Barcelona, 1990.

BECOÑA IGLESIAS, E. (ed). La relación actitud-conducta. La Coruña, 1986.

C.A.P.S. Tendencias actuales en educación sanitaria. "Quadern CAPS", 8. Centre d'Anàlisis i Programes Sanitaris (CAPS): Barcelona, 1987.

COMUNIDAD DE MADRID. Experiencias de Educación para la Salud en la Comunidad de Madrid. Comunidad de Madrid: Madrid, 1989.

CORKILLE BRIGGS, D. El Niño Feliz. "Libertad y cambio". Gedisa: Barcelona, 1983.

DIPUTACIÓN GENERAL DE ARAGÓN. Almarabú: Cuaderno de Educación para la Salud - Guía Didáctica. Diputación General de Aragón: Zaragoza, 1988.

FORTUNY, M.; MARINE, C. Prevención de accidentes - EGB. "Cuadernos de Educación Sanitaria", 1. Barcanova: Barcelona, 1983.

GASTALDO, D.M. "La educación para la salud en escuelas". Revista de Sanidad e Higiene Pública, 1988; 62: 1677-1682.

GENERALITAT DE CATALUNYA / EUSKO JAURLARITZA. Educación para la salud en la escuela - Orientaciones y programas. Generalitat de Catalunya y Eusko Jaurlaritza: Vitoria, 1988.

GERONES, A.M.; HERNANDEZ, F.X.; PUJOL, M.R. Salud y medio ambiente - EGB. "Cuadernos de Educación Sanitaria", 3. Barcanova: Barcelona, 1983.

GOBIERNO VASCO. I Jornadas de Educación para la Salud de Euskadi. Gobierno Vasco: Vitoria, 1989.

GONZALEZ BLASCO, P.; ANDRES ORIZO, F.; TOHARIA CORTES, J.J.; ELZO IMAZ, F.J. Jóvenes españoles 89. SM / Fundación Santa María: Madrid, 1989.

GREENE, L. Health education planing: a diagnostical approach. Mayfield Publishing Company: Palo Alto, 1980.

GREENE, W.H.; SIMONS-MORTON, B.G. Educación para la Salud. Interamericana / McGraw-Hill: México, 1988.

GUILBERT, J.J. Guía pedagógica para el personal de salud. Organización Mundial de la Salud / Universidad de Valladolid: Valladolid, 1989.

HENDRICH, J. Educación infantil (I) - Dimensión física, afectiva y social. CEAC: Barcelona, 1990.

HENDRICH, J. Educación infantil (II) - Lenguaje, creatividad y situaciones especiales. CEAC: Barcelona, 1990.

JUDEZ, J. Descúbrete a tí mismo y descubre a los demás - (Salud mental) - EGB. "Cuadernos de Educación Sanitaria", 4. Barcanova: Barcelona, 1983.

JUNTA DE ANDALUCIA. Propuesta de educación para la salud en los centros docentes. Junta de Andalucía: Sevilla, 1985.

LOPEZ GONZALEZ, M.L. et al. Proyecto pedagógico para la prevención del tabaquismo en la escuela. Asociación Española Contra el Cáncer - Junta Provincial de Asturias: Oviedo, 1988.

MACEIRAS GARCIA, L. "A nosa saúde e nós". Preescolar na casa, 1990; 53: 12-13.
– "A nosa saúde e nós (II)". Preescolar na casa, 1990; 54: 14-15.
– "A nosa saúde e nós (III)". Preescolar na casa, 1991; 57: 10-11.

MARQUEZ GALLEGO, F. et al. (eds). 3 Curso de Educación Sanitaria. Ferrol, 1984.

MAZZAFERO, V.E. et al. Medicina en Salud Pública. El Ateneo: Buenos Aires, 1987.

MENDOZA, R.; SALVADOR, T. La cometa de seis puntas - (Educación sobre las drogas) - EGB. "Cuadernos de Educación Sanitaria", 2. Barcanova: Barcelona, 1983.

MESTRE ROSSI, C. El sistema sanitario y la salud. "Aula Abierta Salvat - Temas Clave", 87. Salvat: Barcelona, 1982.

MIGUEL, J.M. de. La Salud Pública del futuro. "Ariel Sociología". Ariel: Barcelona, 1985.

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO. Guía de la investigación en medicina y salud en las comunidades europeas - El Programa Marco 1987-91 y sus antecedentes. Ministerio de Sanidad y Consumo: Madrid, 1987.

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO. Guía para la Elaboración del Programa del Escolar y Adolescente en Atención Primaria de Salud. "Atención Primaria de Salud", 7. Ministerio de Sanidad y Consumo: Madrid, 1989.

MINISTERIO DE SANIDAD Y CONSUMO. Ley General de Sanidad - Ley Orgánica de Medidas Especiales en materia de Salud Pública. Ministerio de Sanidad y Consumo: Madrid, 1986.

MODOLO, M.A.; SEPILLI, A. Educazione sanitaria - L'educazione sanitaria, la partecipazione e la difesa della salute. Il pensiero scientifico: Roma, 1985.

O.M.S. Educación para la salud - Manual sobre educación sanitaria en atención primaria de salud. Organización Mundial de la Salud: Ginebra, 1989.

O.M.S. Proceso de gestión para el desarrollo nacional de la salud. Organización Mundial de la Salud: Ginebra, 1981.

O.M.S. Self‑help and health in Europe. W.H.O. (O.M.S.): Copenhagen, 1983.

PIEDROLA GIL, G. et al. Medicina Preventiva y Salud Pública. Salvat: Barcelona, 1990.

PINEAULT, R.; DAVELUY, C. La planificación sanitaria - Conceptos, métodos, estrategias. Masson / Salud y Gestión: Barcelona, 1990.

POLAINO-LORENTE, A. Educación para la salud. Herder: Barcelona, 1987.

ROCHON, A. Educación para la salud - Guía práctica para realizar un proyecto. Masson: Barcelona, 1991.

SAINZ MARTIN, M. Educación para la salud en el medio escolar - Preescolar y Ciclo Inicial. "Práctica Educativa", 39. Escuela Española: Madrid, 1985.

SALLERAS SANMARTI, L. Educación Sanitaria - Principios, métodos, aplicaciones. Díaz de Santos: Madrid, 1988.

SAN MARTIN, H. Crisis mundial de salud: ¿salud para nadie en el año 2000?  Ciencia 3. Madrid: 1985.

SAN MARTIN, H. Manual de Salud Pública y Medicina Preventiva. Masson: Barcelona, 1986.

SERRANO GONZALEZ, M.I. Educación para la Salud y Participación Comunitaria - Una perspectiva metodológica. Díaz de Santos: Madrid, 1990.

SERVICIO VASCO DE SALUD. Estrategia de Educación para la Salud, I. "Documentos Técnicos de Salud Pública", 13, Serie "A". Gobierno Vasco / Servicio Vasco de Salud: Vitoria, 1990.

SOLA MENDOZA, J. Higiene escolar. Trillas, México, 1981.

TANN, C.S. et al. Diseño y desarrollo de unidades didácticas en la escuela primaria. "Pedagogía - Educación infantil y primaria". Morata / Ministerio de Educación y Ciencia: Madrid, 1990.

XUNTA DE GALICIA. Lei de Sanidade Escolar. "Cuadernos de Saúde". Xunta de Galicia: Santiago de Compostela, s.d.

 

Portada